Ir al contenido

Dialnet


Tratamiento endovascular de los aneurismas cerebrales rotos en el Principado de Asturias (2004-2009)

  • Autores: E. Murias
  • Directores de la Tesis: Serafín Costilla García (dir. tes.), Antonio Saiz Ayala (dir. tes.), Julio César Gutiérrez Morales (dir. tes.)
  • Lectura: En la Universidad de Oviedo ( España ) en 2012
  • Idioma: español
  • Materias:
  • Enlaces
    • Tesis en acceso abierto en:  RUO  TESEO 
  • Resumen
    • La hemorragia subaracnoidea (HSA) es una enfermedad muy frecuente, especialmente en nuestro entorno, con unas consecuencias devastadoras en términos de morbimortalidad. En la mayoría de los casos se produce por la rotura de un aneurisma cerebral. Para mejorar el pronóstico es preciso el trabajo multidisciplinar que permite un diagnóstico clínico y de imagen precoz, un buen manejo médico, una correcta valoración neuroquirúrgica, un tratamiento preciso y una rehabilitación y seguimiento adecuados a cada caso. La neurorradiología intervencionista es una especialidad médica surgida desde la radiología y la neurocirugía, que ofrece una alternativa endovascular al tratamiento clásico quirúrgico y que en Asturias comenzó a funcionar en el año 2004. Este trabajo es un estudio retrospectivo en el que se incluyen todos los pacientes con hemorragia subaracnoidea aneurismática por aneurismas saculares rotos tratados mediante embolización cerebral registrados en el Hospital Universitario Central de Asturias durante el periodo que va desde el 1 de Enero de 2005 hasta el 31 de diciembre de 2009. La recogida de la información se termina el 31 de mayo de 2010 con lo que el tiempo de seguimiento mínimo fue de 18 meses. El número total de pacientes seleccionados fue de 251. El objetivo es demostrar que la tasa de dependencia, morbilidad y mortalidad del tratamiento endovascular de los aneurismas cerebrales tratados en nuestro centro es similar a las series de tratamiento endovascular publicadas en la literatura. Como objetivos secundarios se analizan mediante métodos estadísticos las principales variables que influyen en la mortalidad y en la tasa de pacientes dependientes, en el grado de empaquetamiento de los aneurismas, en la tasa de complicaciones y en la recanalización de los aneurismas. RESULTADOS: Un 61% de los pacientes eran mujeres y un 35% mayores de 65 años. Un 41,6% de los pacientes presentaban un grado clínico IV ¿ V al ingreso, medido por la escala de Hunt y Hess. El aneurisma estaba situado en circulación posterior en un 10% de los pacientes y la localización más frecuente es la arteria comunicante anterior. El tamaño medio de los aneurismas fue 7mm con un 14% de aneurismas menores de 3mm, un 8% un cuello superior a 4mm y un 25% presentaban una relación cuello-cúpula desfavorable. El 88% de los pacientes se trataron los 3 primeros días tras la hemorragia y un 57% mediante técnica de remodeling. Se logró el cierre completo en el 88% de los pacientes y las variables que influyen en el porcentaje de cierre son el uso del balón de remodeling, la localización en circulación anterior y la presencia de un aneurisma de pequeño tamaño con un cuello estrecho. La tasa de complicaciones tromboembólicas durante la intervención fue un 8,8% y la de rotura del aneurisma un 4,4%, con una morbimortalidad asociada al procedimiento del 5,6% y una tasa de resangrados al año de un 3%. Las complicaciones durante la intervención endovascular no se relacionan con un peor pronóstico por un adecuado manejo de las mismas mediante el uso de la medicación anticoagulante y antiagregante y el uso del balón de remodeling. Los aneurismas de mayor tamaño tienden a presentar más recanalizaciones que los aneurismas de pequeño tamaño. Los aneurismas con un mayor grado de empaquetamiento tienden a presentar un menor número de recanalizaciones, aunque no se ha demostrado un relación estadísticamente significativa. El uso del balón de remodeling no se relaciona con un mayor número de complicaciones asociadas al procedimiento, permite el control de las mismas cuando se producen, no empeora el pronóstico de los pacientes y mejora el grado de empaquetamiento. Además aumenta el número de candidatos al tratamiento endovascular al permitir tratar aneurismas con una relación cuello-cúpula desfavorable. Los pacientes con un grado clínico malo al ingreso y que se tratan más allá del tercer día de la hemorragia subaracnoidea tienen un mayor número de complicaciones asociadas a la intervención endovascular. La mortalidad al mes y al año de la serie fue de un 15% con una tasa de pacientes dependientes del 22%. Los principales factores que se relacionan con la tasa de dependencia son el grado clínico al ingreso, la cantidad de sangre medida por la escala de Fisher, la presencia de hematoma compresivo y con mayor fuerza las complicaciones del postoperatorio: la hidrocefalia y el vasoespasmo. Los principales factores que se relacionan con la mortalidad de los pacientes con HSA de origen aneurismático son el grado clínico al ingreso, la cantidad de sangre medida por la escala de Fisher y con mayor fuerza la presencia de vasoespasmo e ictus en el postoperatorio. CONCLUSIONES: El tratamiento endovascular de los aneurismas cerebrales rotos en el Hospital Universitario Central de Asturias es una técnica segura y eficaz, en términos de morbimortalidad, en relación con los resultados publicados en la literatura. El trabajo en equipos multidisciplinares que incluyen a los Neurorradiólogos Intervencionistas, Diagnósticos, Neurocirugía, UVI, Urgencias, etc. Consigue aumentar el éxito del procedimiento mediante el tratamiento, monitorización y prevención de las complicaciones. Con el grado de eficacia del tratamiento endovascular de los aneurismas cerebrales y el control que existe de las complicaciones neuroquirúrgicas y médicas, el principal factor que en nuestro entorno que puede mejorar la morbimortalidad de esta enfermedad es el diagnóstico precoz del vasoespasmo cerebral y el tratamiento endovascular del mismo.


Fundación Dialnet

Dialnet Plus

  • Más información sobre Dialnet Plus

Opciones de compartir

Opciones de entorno