Ir al contenido

Dialnet


Los comuneros, Francisco de Miranda y la francmasonería en Venezuela (1779-1810)

  • Autores: José Pascual Mora García
  • Localización: Heurística: revista digital de historia de la educación, ISSN-e 1690-3544, Nº. 12, 2009 , pág. 7
  • Idioma: español
  • Enlaces
  • Resumen
    • Los nombres de los comuneros gritenses están inmortalizados como símbolos regionales que identifican plazas, avenidas, escuelas, liceos, y polideportivos. Igualmente, representan una primitiva organización paramasónica, quienes se reunían al interno de cofradías, capellanías, y hermandades para salvar la persecución política española y religiosa, por parte de la Inquisición. Las repercusiones políticas de este Movimiento Comunero de La Grita han sido mayormente ocultadas por la historiografía tradicional, al deformar el sentido popular del movimiento, y catalogar al líder Juan José García de Hevia como un terrateniente, rico. Las repercusiones en la independencia tendrán su manifestación con la presencia de José Ignacio García de Hevia, quien fue uno de los firmantes de la declaración de adhesión al Acta de la Independencia, el 11 de octubre de 1810; y Francisco Javier García de Hevia quien fue fusilado en 1816 en Bogotá, por sus luchas a favor de la independencia. Lo propio sucede con la presencia de los masones en los movimientos pre-independentistas; aunque no hay consenso en los historiadores respecto a la fecha de fundación de las logias masónicas en Venezuela, es innegable la participación de las mismas. En tal sentido, hay por lo menos dos tendencias; una, la que sostiene que hay masonería en 1804, y otra, la que afirma que la primera logia masónica fue fundada por Francisco de Miranda en 1811 y, en consecuencia, antes de esa fecha no hay presencia de masones en la independencia venezolana.


Fundación Dialnet

Dialnet Plus

  • Más información sobre Dialnet Plus

Opciones de compartir

Opciones de entorno