Ir al contenido

Dialnet


La familia: fundamentos y principios que sustentan su estudio.: El principio de causa y efecto en el derecho familiar

  • Autores: Nelson Reyes Ríos
  • Localización: Perspectivas del derecho de familia en el siglo XXI: XIII Congreso Internacional de Derecho de Familia / coord. por Carlos Lasarte Álvarez, Araceli Donado Vara, María Fernanda Moretón Sanz, Fátima Yáñez Vivero, 2004, ISBN 84-609-3858-1
  • Idioma: español
  • Recoge los contenidos presentados a: Congreso Internacional de Derecho de Familia (13. 2004. Sevilla, Huelva)
  • Resumen
    • Al iniciar una reflexión sobre las relaciones humanas y la familia, partiremos señalando, como adelanto de sus principios, el conocido universalmente como, principio de causalidad, admitido también con la afirmación de que NO HAY EFECTO SIN CAUSA. Posiblemente en muchos casos, ha pasado desapercibida esta realidad, que se da en toda actividad humana o acontecimiento de cualquier naturaleza, por muy insignificante que parezca. No habrá explicación alguna, en todo, porque siempre tendrá una causa u origen que la motiva y una consecuencia o efecto. Si esta hipótesis de trabajo es cierta, entonces, la familia como núcleo, también tendrá una causa que la origina, que se conoce con el nombre RELACIONES HUMANAS. Demostrado el fenómeno imprescindible de las relaciones humanas, entre sí y con su medio, ya sea para prolongar su especie, para perpetuarla, mejorarla o extinguirla, se puede inferir que dichas relaciones podrán ser positivas o negativas. Entonces, surge la interrogante obligada, ¿qué justifica estas relaciones humanas?, la respuesta es simple, para cubrir necesidades de todo tipo, de supervivencia, de conservación, de desarrollo etc. El apareamiento humano está considerado como una relación necesaria (quizás no indispensable en algunos casos). Ahora bien, si las relaciones o interacción es consustancial a la naturaleza del ser humano, entonces ¿cuál será la significación o incidencia de estas relaciones en el campo del Derecho? Nos parece muy lógico, si tomamos en cuenta la simple construcción conceptual del Derecho en base de la trilogía de sus elementos, vida humana (en su constante relación), normas jurídicas y valores. Pero, nos preocupa el desarrollo de este concepto, por ejemplo en el campo legislativo. Siempre o casi siempre se incide en los efectos, y poco o nada sobre las causas. Por ejemplo, si en materia familiar nos ocupamos de la violencia, son bien intencionadas las normas que pretenden disminuir, aunque no eliminarla, propiciando posiblemente más sanción, eliminando la llamada conciliación, pero nos parece que poco hacemos para intentar ir a las causas. Somos conscientes que este análisis no llevará a una solución de corto o mediano plazo, sino que será necesario, decían los alumnos, en un trabajo de investigación, trabajar con profundidad el tema contrario a la violencia, que es la cultura de paz, lógicamente quizás con efecto generacional de largo plazo. Pero, sería bueno que alguna vez se comience. Lo mismo puede suceder con la corrupción, con el contrabando, con la piratería y muchos otros problemas sociales. También ocurre con otros temas muy comunes, como en el divorcio por ejemplo, en el que desarrollamos la normatividad respecto a las causales, ya sea con la apreciación subjetiva de culpa u objetiva sin culpa, pero no nos detenemos a examinar las posibles causas de las mismas. El apareamiento humano, es una las principales relaciones o interacción humana más importante, justificado por la satisfacción de múltiples necesidades, de orden biológico, psicológico-afectivo, social, económico etc. Pero hacemos poco para mejorarla desde sus inicios. Proponemos que el Derecho familiar, se convierta en el instrumento para propiciar una cultura de valores en la familia, fomentando la paz, la honestidad, el cumplimiento, entre otros.


Fundación Dialnet

Dialnet Plus

  • Más información sobre Dialnet Plus

Opciones de compartir

Opciones de entorno