Ir al contenido

Dialnet


Imágenes electrocardiográficas derivadas de una incorrecta colocación de los electrodos V1-V2

  • Autores: J. García Niebla
  • Localización: Enfermería en cardiología: revista científica e informativa de la Asociación Española de Enfermería en Cardiología, ISSN-e 1575-4146, Nº. 32-33, 2004 , págs. 38-44
  • Idioma: español
  • Enlaces
  • Resumen
    • La colocación de las derivaciones precordiales para la realización de un electrocardiograma requiere una identificación anatómica concreta que fue acordada internacionalmente en 1938. Los electrodos precordiales V1-V2 constituyen los electrodos "guía" para el resto de derivaciones de este plano. La derivación V1 resulta clave en la identificación de diversas entidades diagnósticas.

      Este trabajo pretende destacar lo importante que es la correcta ubicación de los electrodos precordiales y el objetivo que se planteó fue el de identificar las imágenes electrocardiográficas encontradas al colocar los electrodos V1-V2 fuera de su lugar asignado.

      Se elaboró un estudio descriptivo sobre una serie de 62 electrocardiogramas realizados a los usuarios del Centro de Salud Valle del Golfo en El Hierro entre los meses de noviembre de 2003 y febrero de 2004. Se diseñó una hoja de recogida de datos donde poder reflejar los cambios acontecidos en la derivación V1 de las diferentes ondas del electrocardiograma que se consideraron claves al colocar V1-V2 en el segundo espacio intercostal (2EI). Para imágenes electrocardiográficas relacionadas con la cardiopatía isquémica se tuvo en cuenta no sólo V1, sino también la derivación V2.

      Del total de pacientes estudiados, un 14,5% presentaron morfología rsr¿en V1, el complejo QS en un 1,6% del total junto con otros tres casos (4,8%) donde existió un pequeño esbozo de r inicial. El ascenso del segmento ST se presentó en el 6,4% de los pacientes. En el 13% el 3er vector se manifestó en forma de muesca en la rama ascendente de la onda S. En 80% el voltaje de la onda T se redujo, negativizó o aumentó el voltaje negativo. En el 79% la P pasó a una fase negativa predominante o aumentó de forma considerable esta fase. El 69% la r inicial redujo su voltaje. Los cambios en P, R y T más frecuentes se asociaron en el 53,2 % de los pacientes.

      Sin lugar a dudas la correcta colocación de electrodos V1 y por tanto V2 resultó fundamental para la adecuada valoración del electrocardiograma. Las alteraciones más frecuentes fueron las que afectaron a una disminución de voltaje de las ondas P, R y T del electrocardiograma y por lo tanto sugestivas de una incorrecta colocación de los electrodos.


Fundación Dialnet

Dialnet Plus

  • Más información sobre Dialnet Plus

Opciones de compartir

Opciones de entorno