Ir al contenido

Dialnet


Características y diferencias entre la reproducción humana y animal

  • Autores: Francisco Javier Marcó Bach, Martha Tarasco Michel
  • Localización: Medicina y ética: Revista internacional de bioética, deontología y ética médica, ISSN 0188-5022, Vol. 23, Nº. 2, 2012 , págs. 191-215
  • Idioma: español
  • Resumen
    • español

      Uno de los problemas más actuales de la Bioética es el del cambio, aparente, de identidad sexual, no sólo en cuanto a la teoría de género, o a conductas de preferencias sexuales, sino a la manipulación reduccionista de la misma, que lleva a una idea errónea de su significado antropológico y de su objetivo. Este artículo describe algunas de las diferencias biológicas que aclaran el por qué la sexualidad humana es diferente que la animal, aunque sólo sea desde el punto de vista orgánico. No pretende agotar el tema, pero sí ser el primero de una serie de reflexiones al respecto del mismo que sirvan como reflexiones para una mejor argumentación ética sobre la complementareidad sexual, la finalidad antropológica de la sexualidad, y otros problemas en torno a este tema. La reproducción humana no es equivalente a la animal, aunque en lo biológico es semejante a la de los animales más evolucionados. En ambos casos es una reproducción sexual, con diferencias entre los sexos respecto a: los órganos sexuales, la funcionalidad genital, la producción de gametos, y el cerebro. La producción de gametos es un proceso homólogo en ambos sexos, lo que significa que tienen mecanismos comunes, pero también diferencias. Sin embargo, la conducta sexual humana presenta grandes diferencias respecto a los animales más evolucionados, siendo radicalmente diferente. En la conducta sexual intervienen el instinto, el aprendizaje y el condicionamiento. La conducta sexual humana, como toda conducta, se caracteriza por ser indeterminada, libre, con control voluntario, y con una significación específica. El instinto influye en la conducta sexual, pero no la determina.

    • English

      One of the most current problems for bioethics is the change, in external appearance, of sexual identity, not only regarding gender theory or sexual behavior, but also about its reductionist manipulation, which leads to a wrong idea of its aim and anthropological meaning. This article describes some of the biological differences which declare why human sexuality is different from animals, even though from the organic point of view. This work do not pretend to exhaust the topic, but to be the first of a series of reflections, addressed to be useful to a better ethical argumentation about sexual complexity, sexuality's anthropological purpose and other problems. Human reproduction is not the same as animals, although seems to be in biological matter, in more evolved animal. In both cases is a sexual reproduction, with differences between sexual organs, genital functionality, gamete's production and the brain. Gamete's production is similar in both sexes, with common mechanisms, but also with clear differences. However, human sexual behavior presents big differences from the most evolved animals, and is radically different. The human sexual behavior involves instincts, learning and conditioning factors. The human sexual behavior is indeterminate, free, and voluntary controlled, with specific determination. Instinct has an influence but is not determination.


Fundación Dialnet

Dialnet Plus

  • Más información sobre Dialnet Plus

Opciones de compartir

Opciones de entorno