Ir al contenido

Dialnet


Trabajadores Sociales e implicación Socio-Política

  • Autores: Raquel Lagunas Carretero
  • Localización: Documentos de trabajo social: Revista de trabajo y acción social, ISSN 1133-6552, Nº. 26, 2002 , págs. 79-116
  • Idioma: español
  • Resumen
    • Sólo es cuestión de plantearnos nuestra profesión: el Trabajo Social, disciplina encargada de lograr el bienestar social, está en profundo contacto con las situaciones de injusticia y pobreza. Además, puede aportar mucho y tener un papel importante en las decisiones y propuestas de organización de una sociedad, es decir, el campo de la política. La Política es una vía por la cual se pueden llevar a cabo iniciativas con gran incidencia social. Esta tiene como objetivo, por ejemplo, el bien común, la proposición y aplicación de leyes, entre otros.

      Aunque son conceptos distintos, a lo mejor hacen dudar; ¿no quiere la política hacer las cosas del mejor modo posible para alcanzar el bienestar de sus ciudadanos? ¿Cuál es la finalidad del trabajador social? ¿Acaso no es el bienestar social? Por lo tanto; ¿Tiene que ser el trabajador social, en el ejercicio de sus funciones, un profesional apolítico? O por el contrario, ¿Ha de mantener una coherencia ideológica en el desempeño de sus funciones? ¿Cuál es el papel y la implicación que tienen los trabajadores sociales, en el ámbito profesional, en cuestiones políticas? ¿Han de ejercer simplemente un papel pasivo o, por el contrario, activo anteponiendo su criterio ético-ideológico a las ideologías gobernantes? ¿Qué funciones están llevando a cabo? Por todo ello, observando la realidad, me encuentro con que el nivel de participación, tanto en partidos políticos y sindicados como en el propio colegio de profesionales, no es no bajo, sino bajísimo. Me encuentro además que las funciones que más se realizan son: gestión y organización de recursos, atención directa asistencial y después la atención directa educativa promocional. Por el contrario, las tareas menos realizadas son la pericial, la dirección de centros, la investigación, la planificación y la atención directa preventiva.

      Dichas conclusiones me dejan un poco sorprendida. Confío en el cambio, mas sé que es una tarea difícil y costosa. Si ya de por sí es costosa, lo será más, todavía, si no hay implicación y no tenemos capacidad de decisión a grandes niveles y, por supuesto, si realizamos más funciones de carácter asistencial y de gestión de recursos que si son de programación, planificación y dirección.

      Es la propia necesidad de mejorar y alcanzar el bienestar y la justicia lo que lleva a plantearnos a todos los trabajadores sociales la necesidad de implicarnos y ganar más terreno en nuestro campo. Y como en una ocasión me dijo mi profesora Margarita Alonso: "los resultados del estudio son una imagen de nosotros mismos, que al igual que la que podemos obtener en un espejo, puede gustarnos o no, pero seguro que nos hará reflexionar para después seguir como estamos o modificar nuestro papel como auténticos "agentes de cambio".

      Así es como veo las cosas. No sé lo que opinarán ustedes ni de quien será cuestión el hacer del Trabajo Social una profesión con mayor protagonismo en la vida social y organización, en la política y en las decisiones que luego a todos nos afectan. Será cuestión o de introducirnos más en el campo de la política, o de hacer más presión desde los colegios o, de lo contrario, potenciar más en las escuelas universitarias, además de en los aspectos técnico y teórico-práctico, el sentido de la implicación y programación.


Fundación Dialnet

Dialnet Plus

  • Más información sobre Dialnet Plus

Opciones de compartir

Opciones de entorno