Ir al contenido

Dialnet


Sobre dos tipos de culpa. Su relación con los aspectos normales y patológicos del duelo

  • Autores: León Grinberg
  • Localización: Revista de psicoanálisis, ISSN 1135-3171, Nº. 45, 2005 (Ejemplar dedicado a: La vergüenza y la culpa) , págs. 59-72
  • Resumen
    • Después de reseñar la historia del sentimiento de culpa, el autor señala que el concepto de la culpa pertenece al grupo de problemas que no están aún completamente dilucidados en el campo de la investigación psicoanalítica. Considera que la gravitación del sentimiento de culpa sobre el individuo y la calidad de su participación en el origen y desarrollo de las neurosis y psicosis, podrán ser mejor comprendidas si se las enfoca a la luz de la existencia de dos clases de culpa de distinto origen. Por lo tanto, postula el estudio de dos tipos de culpa: la culpa persecutoria y la culpa depresiva, relacionadas con el instinto de muerte y el de vida respectivamente. Ambas culpas se encuentran estrechamente ligadas a los conflictos de los primeros períodos de la vida y a la aparición del Superyo. Durante el análisis se observa que cuando los pacientes se encuentran bajo el efecto de la culpa persecutoria tienden a la compulsión repetitiva, al acting out y a la conducta masoquista. La aparición cada vez más frecuente y sistemática de recuerdos, vivencias y emociones, denota la transformación paulatina de la culpa persecutoria en culpa depresiva. A continuación se refiere a las reacciones y sentimientos correspondientes a los aspectos normales y patológicos del duelo ocasionado por la pérdida de objeto y por las experiencias de pérdida de partes del Yo (self). Establece luego la relación entre la evolución normal y/o patológica de un duelo y la elaboración de los dos tipos de culpabilidad descriptas. El predominio de la culpa persecutoria determinará la aparición de duelos patológicos que podrán convertirse en cuadros melancólicos. En cambio, la culpa depresiva creará la posibilidad de una auténtica reparación del objeto y del self dañados. Se destaca, finalmente, que para una buena elaboración del duelo por la pérdida del objeto, resulta importante poder elaborar simultáneamente el duelo experimentado por la pérdida o daño acaecidos a ciertos aspectos del self. Toda preocupación por el self, implica generalmente una preocupación por el sentimiento de identidad. A lo largo del desarrollo se presentan diversas situaciones que amenazan la integridad e identidad del self exponiéndolo a experiencias de dolor, daño y pérdidas parciales que producen respuestas depresivas. Vivir implica pasar necesariamente por una sucesión de duelos. El destete, el crecimiento, el pasaje de una etapa a la otra, etc. lnvolucran la pérdida de ciertas actitudes, modalidades y vínculos que, aunque puedan ser sustituidos por otras más evolucionadas impactan al Yo como procesos de duelo que no siempre son suficientemente bien elaborados. El autor encara, por otra parte, el interrogante planteado por Freud acerca del porqué de la presencia del elemento «dolor» en todo duelo, y señala que una de las respuestas estaría dada por la participación del Yo (self). Se postula la existencia de microdepresiones o microduelos como otro de los fenómenos que integran la psicopatología de la vida cotidiana.


Fundación Dialnet

Dialnet Plus

  • Más información sobre Dialnet Plus

Opciones de compartir

Opciones de entorno